Baluard Barceloneta
Anna Bellsolà

Pasión por el pan

Anna Bellsolà

Cuarta generación de panaderos

No hay dos panes iguales

Cada pan es una pieza única, artesanal y casi artística, llena de texturas, colores, formas. Me gusta el pan. No hay un aroma tan sutil como el de un pan saliendo del horno. El aroma que llena las tahonas de un perfume de serenidad nocturno.

Me gusta el pan, el pan que solía hacer mi abuelo, el que me trae recuerdos de humanidad, de sabiduría y de trabajo. El pan que solía vender mi abuela.

El pan que más tarde amasaría mi padre y vendería mi madre… y ahora, pasado el tiempo, rodeados por el mar, instalados en la Barceloneta, barrio marinero y característico, la amasadora sigue amasando, el horno de leña gira a diario, la harina llena todos los rincones de nuestra tahona, y las manos dan forma con ilusión a lo que será un pan.

Sencillamente un pan.

Cortadlo, oledlo, lleváoslo a la boca y dejad que los sentidos hagan el resto.

Me llena de satisfacción poder ofreceros cada día el pan que siempre me ha gustado encontrar en la mesa.

Anna BellsolàPanadera

Una familia apasionada por el pan

Mi padre
Pere Bellsolà
Mi abuelo
Robert Bellsolà (derecha)
Mi abuelo
Robert Bellsolà
Mi abuela
Pilar Fonalleras